¿Quién es quién en el mundo AFA?

Quién es quién en el mundo AFA

Una radiografía de quienes son los principales referentes que tiene hoy la conducción del fútbol argentino

Armando Pérez fue elegido por su cercanía con el presidente Macri
 Crédito Los Andes

Tras el fracaso para elegir presidente en la Asociación del Fútbol Argentino en diciembre de 2015, cuando una escandalosa votación entre 75 representantes de clubes termino con un insólito empate en 38, las especulaciones por saber quién había puesto una boleta de más en la urna dejaron lugar rápidamente a los preparativos para elegir sucesor de Grondona y Segura en junio pasado.

Sin embargo, esos comicios nunca se hicieron por los desacuerdos de los principales dirigentes de clubes grandes, que vaciaron la AFA con renuncias simultáneas a los cargos que ocupaban en el Comité Ejecutivo. Entonces llegó el turno de la FIFA, que envió a quienes intervendrían para elegir a a los integrantes de la Comisión Normalizadora.

Llegaron Monserrat Giménez, de la Conmebol, y el italiano Primo Corvaro por la FIFA. Se anoticiaron sobre el estado de la AFA, le bajaron el tono a las posibilidades de que la Selección y los equipos argentinos pudieran ser suspendidos de las competencias internacionales, y sacaron de la cancha a Diego Maradona, quien se autopostulaba para algo que nunca quedó muy claro qué era.

Entonces, Fernando Mitjans, actual presidente del Tribunal de Disciplina de la AFA y vicepresidente del Comité de Apelaciones en Zurich (hombre de suma confianza del titular de la FIFA, Gianni Infantino) era el principal candidato para ocupar el cargo principal de la Comisión Normalizadora de la AFA, pero a último momento fue desplazado por Armando Pérez, impulsado por el Presidente Mauricio Macri.

Pérez, dueño de la empresa de Cosméticos Tsu y años atrás propietario de Radio del Plata, tuvo que pedir licencia como presidente de Belgrano pero no se reunió con sus pares cuando fue designado en su cargo, lo que causó resquemores entre los dirigentes de todas las divisiones.

La nueva conducción de la AFA, en la figura de su Comisión Normalizadora, quedó integrada por Armando Pérez como presidente; Javier Medín como vice; Carolina Cristinziano como secretaria; y Pablo Toviggino como tesorero. La Comisión tiene como funciones, según la FIFA, modificar el estatuto, llamar a elecciones y normalizar la casa.

Medin es un abogado cercano al Gobierno y seguramente será el gestor de la modificación del estatuto vigente. Carolina Cristinziano es representante de la Conmebol en la Comisión; y Pablo Toviggino, de Santiago del Estero y titular del Consejo Federal, fue designado como tesorero pero está desplazado.

Como referente de los clubes del ascenso, Toviggino sostiene que es posible que se presente como candidato a presidente de la AFA cuando se realicen los comicios.

En la vereda de enfrente están buena parte de los dirigentes de clubes grandes, chicos y medianos, aunque eso no quiera decir que formen un frente unido. Pero en algo coinciden todos: en pedir siempre más dinero.

Entre los principales opositores a la gestión de Armando Pérez están D'Onofrio y Tinelli, quienes sostienen que el Estado no debe aportar dinero para el fútbol y son partidarios de anudar negocios con importantes grupos mediáticos.

Angelici, por su parte, señalado como un hombre con mucho poder político, también es crítico de Pérez aunque sin sacar los pies del plato, dada su cercanía con Macri.

Todos, sin embargo, coinciden en que nunca son consultados por el ex presidente de Belgrano y se quejan porque “las decisiones las toman sólo cuatro personas”.

A sabiendas de que en los próximos meses se debe definir el tema de la TV y los nuevos contratos con la AFA, por ahora no hacen olas, pero es vox pópuli que en cuanto ese punto se resuelva, irán a la carga para apurar en fin de la gestión de Pérez y exigir el llamado a elecciones.

Párrafo aparte para Fernando Marín, empresario televisivo y ex gerenciador de Blanquiceleste S.A, experiencia que los socios de Racing no recuerdan precisamente con cariño ni simpatía.

Designado por el Gobierno que asumió el 10 de diciembre de 2015 al frente de Fútbol para Todos, participó de las reuniones que mantuvo la Comisión Normalizadora con la jueza María Romilda Servini cuando la Justicia también puso un pie en el conflicto de la AFA.

Es el que controla el dinero que ingresa en Fútbol para Todos, algo que causa malestar a los dirigentes de los clubes.

El factor Chiqui Tapia

Claudio Fabián Tapia es uno de los principales ejes en el juego táctico y armado político de la AFA por parte de un sector grande de la dirigencia. Yerno de Hugo Moyano, empezó a moverse en el fútbol acompañado por el ex dirigente camionero, pero con el correr del tiempo comenzó a mostrar juego propio.

“Chiqui” Tapia es dueño de un poder político que nadie en la AFA puede desdeñar: presidente de Barracas Central y líder del espacio “Ascenso Unido”, luchó a brazo partido en el Comité Ejecutivo y se plantó contra la Comisión Normalizadora.

Fue el líder del paro que arrancó la B Nacional la semana pasada y que esta semana frenó el fútbol de todas las categorías del ascenso, incluido el Federal A.

Los clubes grandes tomaron conciencia de que Tapia podía ser el nuevo presidente de la AFA, ya que contaba con los votos de los asambleístas del ascenso y varios de Primera División.

Ahí fue cuando jugaron sus cartas. Ayudados por decisiones políticas del Gobierno, suspendieron las elecciones de junio por orden expresa de la Inspección General de Justicia (IGJ).

Es actual director del Ceamse y fue vicepresidente segundo de la AFA hasta que fue disuelto el Comité Ejecutivo para dar paso a los normalizadores, Tapia demostró que para las elecciones del 30 de junio pasado contaba con el apoyo del ascenso.

La fuerza de Tapia son los clubes del ascenso, que presionaron años atrás para que finalmente la “mesa chica” de la AFA lo incluyera en sus reuniones.

La pregunta es qué recurso utilizarán si se hacen los comicios para elegir presidente. 
Porque Tapia sigue diciendo que tiene votos para llegar.