El dueño de la casa y del fútbol

Sigue la puja política tras el fin del Fútbol para todos
El Gobierno ratificó el fin del programa y ofreció $ 530 millones para rescindir  

por Alejandro Casar González en La Nación 
 Rodolfo D'Onofrio y Marcelo Tinelli en la Casa Rosada
Foto: Télam

"No hay más plata para nadie". La frase de Fernando De Andreis descolocó a los dirigentes del fútbol que habían madrugado para ir a la Casa Rosada. 

De un lado, Daniel Angelici (Boca), Víctor Blanco (Racing), Hugo Moyano (Independiente), Alejandro Nadur (Huracán) y Claudio Tapia (Barracas Central). Del otro, Rodolfo D'Onofrio (River), Marcelo Tinelli (San Lorenzo) y Nicolás Russo (Lanús). Además, asistieron Carolina Cristinziano y Armando Pérez, integrantes de la Comité de Regularización que gobierna la AFA.

Angelici y los suyos habían diseñado una estrategia, cuando el sol recién despuntaba: pedirle al Gobierno seis meses más del Fútbol Para Todos. En dinero, unos $ 800 millones. Y que esa cifra hiciera las veces de rescisión del contrato entre la AFA y el Gobierno, que rige hasta agosto de 2019. De Andreis remitió a Angelici a las palabras del presidente Mauricio Macri, que hace unos días anunció el final del Fútbol Para Todos.

"Y si ustedes quieren rescindir... -se dirigió De Andreis a Tinelli y D'Onofrio-, es necesario que lo apruebe la Asamblea", agregó el secretario general de la Presidencia según pudo reconstruir La Nación. Además, el Gobierno reiteró una condición: que se cree la Superliga para la primera división. Y reafirmó su postura de que el estatuto de la AFA debe ser reformado, respetando lo que recomendó la FIFA. En este sentido, los funcionarios públicos deslizaron que están a favor de la nueva distribución de la Asamblea: 22 miembros para primera, 18 para el ascenso y el interior y 6 para los grupos de interés (futsal, fútbol playa, fútbol femenino, árbitros, ex jugadores y entrenadores).

Recién cuando todo esto se cumpla, el Ejecutivo soltará los billetes. Unos $ 530 millones: $ 350 millones correspondientes a una promesa hecha en julio de 2016 (y que estaba atada a la creación de la Superliga, algo que recién ocurrirá ahora) y $ 180 millones del contrato de Radio y Televisión Argentina con los canales abiertos (el Trece, Telefé y el nueve) y el sponsor principal del torneo, Axion Energy.

La reunión duró casi tres horas y tuvo "pasajes espesos". Sin insultos, pero con duros conceptos entre los dirigentes. "¡Vos no podés ser presidente de la AFA!", le dijo Nicolás Russo a Tapia, según contaron dos fuentes. Le respondió Angelici: "¡Claro que puede! Y yo lo voy a votar en la elección".

En medio del escenario planteado por el gobierno, Angelici y los suyos contraatacaron: ofrecieron aceptar los requisitos, pero hacer todo en una misma Asamblea (modificar el estatuto, crear la Superliga, rescindir el FPT y votar al próximo presidente de la AFA). 

Enseguida, Tinelli y D'Onofrio se opusieron. Nadur, presidente de Huracán, se ocupó de recordarles al animador y al presidente millonario que el ascenso todavía tiene mayoría en la Asamblea. "Los votos son de ellos", les dijo.

Los dirigentes se fueron de la Casa Rosada con los deberes por hacer. Se subieron a los autos que los estaban esperando y, veinte minutos después, se juntaron a almorzar con los directivos de Fox y Turner, las dos empresas que, juntas, pretenden televisar los partidos de primera desde agosto.

 La contraoferta de los clubes fue de $ 3000 millones anuales como ingreso fijo y unos $ 1000 millones de "llave en mano" (es una especie de matrícula que las empresas pagarían ahora para asegurarse el negocio). "Nos acercamos con todos los números, y algunas cosas que estamos hablando y nos vamos poniendo de acuerdo. Es muy importante para el fútbol y nos vamos a volver a juntar. 

Lo veo bien, me parece que vamos a tener una solución", se esperanzó Armando Pérez, presidente del Comité de Regularización, luego del almuerzo. Los directivos de las dos empresas, fuera de micrófono, coincidieron en los avances. Las conversaciones se retomarán el próximo martes.

El problema sigue siendo político. El ascenso, el interior, Boca, Independiente, Racing y algunos otros de primera (Olimpo de Bahía Blanca) están dispuestos a aprobar las condiciones que pide el Gobierno para salir del Fútbol Para Todos. Pero exigen que en la misma Asamblea también se elija al próximo presidente, con la representatividad que consagra el estatuto actual, sin la reforma (75 miembros, de los cuales 45 son del ascenso).

 No están dispuestos a ceder. Tanto, que ya convocaron a un plenario de dirigentes para el próximo martes en la AFA. Ahí analizarán los pasos a seguir. Mientras, la pelota no sabe cuándo volverá a rodar...

Los próximos pasos

La semana que viene podría fijarse una Asamblea
Allí se resolvería la rescisión del Fútbol Para Todos y la creación de una Superliga, en donde participaría sólo la primera división.

Luego, se tratará la reforma del estatuto
Los clubes tienen tiempo hasta el 6 de febrero para señalarle sus objeciones a la FIFA. Desde Suiza mandarán el documento final, que se tratará el 14 de marzo.

El Ascenso y el interior quieren hacer todo junto
Su idea es reformar el estatuto, rescindir el FPT, crear la Superliga y elegir el presidente en una misma Asamblea.