Seguimos sin fútbol

No hay fútbol

Pese a las amenazas de AFA y de la dirigencia, se impuso el paro de jugadores porque Agremiados no acató la conciliación impuesta por el Ministerio de Trabajo y los dirigentes de clubes desistieron de jugar con juveniles, “pateando la pelota” para la próxima semana.

por @AugustoDorado
Las idas y vueltas, los dimes y diretes; el suspenso hasta casi el final del día. Había que seguirlo con el oído pegado a la radio, como si fuera un partido. 

 

Pero sin pelota, con lo aburrido que eso significa. El resultado: el paro de los futbolistas se impuso de hecho, a fuerza de la firmeza de los planteles de las distintas divisionales. Pero el problema sigue y no se avizora solución en el horizonte.

Por lo pronto, pese a que AFA amenazó con imponer sanciones y multas a los clubes que no presentaran equipo para la fecha programada, los dirigentes de los clubes de Primera División decidieron por unanimidad suspender la fecha, en principio para la semana próxima. Durante todo el día de ayer se barajó con que los clubes podían presentar equipos con juveniles; pero ya se había determinado la suspensión de los partidos del viernes (Rosario Central- Godoy Cruz y San Lorenzo-Belgrano).

El conflicto mayor lo sufren jugadores de distintos clubes, particularmente del ascenso y clubes considerados “chicos”: tienen salarios adeudados por un promedio de 4 meses, como los casos de los planteles de Quilmes y Temperley. 

El retraso de la acreditación de los fondos por la rescisión del programa Fútbol Para Todos ($ 350 millones), dinero con el que contaba la Asociación del Fútbol Argentino para girar a los clubes y destrabar el conflicto, complicó el panorama y endureció la postura de los protagonistas. El titular de Futbolistas Argentinos Agremiados, Sergio Marchi, caracterizado por la paciencia extrema, los titubeos y el manejo burocrático de la entidad sindical de los jugadores, esta vez tuvo que sostener el anuncio del paro.

El DT de San Martín de San Juan, “Pipo” Gorosito le puso palabras al ánimo de jugadores y cuerpo técnico de la gran mayoría de los planteles: “¿cómo miro a mis jugadores si dirijo como un carnero a un equipo de juveniles?”, declaró.
Durante la mañana de ayer, un cónclave entre dirigentes y Agremiados elaboró una propuesta: de la plata girada por AFA, los clubes “grandes” aportarían a un fondo solidario para que los clubes que adeudan salarios puedan cumplir al menos parcialmente con sus planteles. Pero la oferta fue rechazada por Agremiados, por insuficiente. 

Alcanzaba a cubrir apenas los sueldos de noviembre.

A la tarde la cita fue en el Ministerio de Trabajo: la idea del organismo conducido por Triaca era imponer una conciliación obligatoria. El gremio de futbolistas anunció que no lo acataría y dejó “en orsai” a la dirigencia.

 “Nos aplican la conciliación obligatoria a nosotros cuando acá no hay un conflicto de intereses. Acá no hay pedido de aumento de sueldo ni bono de fin de año: estamos pidiendo que paguen los salarios adeudados”, se quejó Marchi.

Mientras, las voces de futbolistas y DT que se sumaban al apoyo de la medida iban en alza: desde Facundo Oreja de Gimnasia, Cubero de Vélez, el DT Alfaro del club tripero, los jugadores de Boca, cientos de futbolistas del ascenso; esas voces que desfilaban por distintos medios fueron las que mostraban el termómetro del estado de ánimo de los jugadores, que estaban decididos a parar.

 “Hay compañeros del ascenso que tienen que elegir entre comprar una mochila o ir al supermercado”, retrataba con crudeza Caruzzo en la pantalla de TyC Sports.
Agremiados intentó “gambetear” posibles sanciones explicando que en realidad la medida se trataba de una “retención de tareas”. 

Con esa figura, los dirigentes especularon con que el cumplimiento de la medida quedaba habilitado sólo para quienes sufrieran atraso en el cobro de sus salarios. Intentaban por todos los medios quebrar el paro y un aspecto fundamental como es la solidaridad entre los trabajadores. De nada sirvió la maniobra.

  Pelota no hay: pero hubo un round, y el primero se lo ganaron los futbolistas –los trabajadores- a la AFA (con Javier Medín como gran derrotado) y la dirigencia.

Javier Medin
, la principal voz del macrismo en la Comisión Normalizadora que dirige AFA, amenazaba con que habría quita de puntos, que la fecha se jugaba “sí o sí”, que para evitar sanciones presentaran juveniles. Angelici bravuconeaba: “La plata es esa, no va a haber más”.

El DT de San Martín de San Juan, “Pipo” Gorosito le puso palabras al ánimo de jugadores y cuerpo técnico de la gran mayoría de los planteles: “¿cómo miro a mis jugadores si dirijo como un carnero a un equipo de juveniles?”, declaró. Uno a uno, los DT anunciaban que no dirigirían a juveniles. El operativo AFA-dirigentes-Gobierno contra el paro se iba desactivando.

Los clubes prefirieron no embarcarse en una aventura que les puede costar más cara desde el punto de vista deportivo y prefirieron desistir de jugar la fecha, argumentando que por “razones operativas” ya no era posible organizar la reanudación del campeonato. El presidente de Lanús y hombre de peso en AFA, Nicolás Russo, anunció además que la plata estará acreditada a los clubes el lunes y que “la fecha se jugará la semana que viene”.

Pero son los últimos cartuchos: no habrá más ingreso de dinero hasta que no se trabe un nuevo acuerdo por los derechos de televisación del fútbol argentino. Y eso posiblemente no se resuelva hasta abril. La semana próxima habría un paliativo, una solución parcial, y habrá que ver si Agremiados puede retroceder de su postura firme, producto de la decisión y solidaridad de los jugadores y DT´s.