Designación de las nuevas autoridades del fútbol argentino


La anunciada "normalización" (sic) de la AFA culminó este 29 de marzo de 2017 en Ezeiza con el designación, por parte de Junta Interventora, de Claudio "Chiqui" Tapia como flamante presidente de la AFA por 40 votos positivos contra 3 en blanco. La primera advertencia de escisión antes de empezar.

¿Quién es el "Chiqui" Tapia?

Fué jugador, entrenador, barrendero y presidente de un club de tercera división, pero ha sido sobre todo su capacidad para tejer una gran red de vínculos con figuras del deporte y la política la que llevó hoy a Claudio “Chiqui” Tapia a convertirse en el nuevo jefe del fútbol argentino.
Abrazo apenas asumieron ¿Tapia al gobierno, Angelici al poder?

(Foto Nicolás Aboaf Infobae)

“Gracias a la Conmebol, a la FIFA, a los muchísimos dirigentes que trabajaron para que, a partir de este momento, empecemos a recuperar la institucionalidad que se merece nuestro querido fútbol argentino”, dijo Tapia en su primer discurso como presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

El hombre nacido en la provincia de San Juan, tendrá a sus 49 años la responsabilidad de poner fin a la interminable crisis que atraviesa la AFA y el desafío de sentarse el sillón que durante más de tres décadas ocupó con mano de hierro Julio Grondona.

Y el inicio de su gestión llegará en un momento muy caliente en el fútbol argentino, golpeado por la sanción de cuatro partidos que la FIFA aplicó de oficio a Lionel Messi y que le hará perderse el tramo decisivo de la eliminatoria sudamericana, en la que el equipo se encuentra ubicado en zona de repechaje.

El comienzo de Tapia, sin embargo, estuvo muy lejos de los centros de poder. Fue futbolista de Barracas Central en diferentes categorías del ascenso. A la par que desarrollaba su carrera deportiva, barría las calles como empleado de Manliba, una empresa de recolección de residuos propiedad de la familia del actual presidente Mauricio Macri.

Tapia participó en acciones sindicales como afiliado del gremio de Camioneros, uno de los más importantes del país y conducido desde 1987 por el poderoso dirigente gremial Hugo Moyano, actual presidente de Independiente y, desde hoy, uno de los tres vicepresidentes de la AFA. Allí conoció a su esposa, Paola, uno de los nueve hijos que tuvo Moyano, quien lo considera “un hijo más”.
La familia Moyano unida: papá, yerno e hijo en el día de la elección de AFA 
(Foto Nicolás Aboaf - Infobae)

“Un día, cuando estaba alejado (de Barracas Central), un grupo de socios y dirigentes me pidió por favor si podía venir a darles una mano porque el club estaba a punto de desaparecer“, dijo Tapia en una entrevista de 2015 con el diario Tiempo de San Juan.

Tapia fue entrenador del equipo y dirigente antes de asumir la presidencia de Barracas Central en 2001, en plena crisis económica y política de Argentina. El estadio del club, ubicado en la zona sur de Buenos Aires, lleva su nombre desde 2014 y el equipo juega en la Primera B Metropolitana (tercera división).

Su participación como dirigente y la cercanía a Moyano lo llevaron hasta los lugares de poder de la AFA. Como Grondona, que presidió la entidad durante 35 años hasta su muerte en 2014, Tapia no habla inglés y tiene un origen humilde.

En 2015 fue nombrado vicepresidente de la AFA, lugar desde el que se dedicó a acompañar al seleccionado argentino en diferentes partidos y torneos internacionales. Lo hizo, por ejemplo, en las últimas Copas América de Chile 2015 y del Centenario en Estados Unidos 2016. Allí se ocupó de las cuestiones más urgentes del conjunto de Messi cuando la entidad madre no respondió.

 El club de Tapia tiene muy poco peso en el escenario deportivo -como ocurrió también con Grondona y su Arsenal de Sarandí-, pero el directivo ha logrado convertirse en un referente de los clubes del ascenso argentino. 
 
Probándose las pilchas 
(Foto Nicolás Aboaf - Infobae)

Así, logró tejer alianzas con quienes, en un principio, se opusieron a su llegada a la presidencia, entre ellos el titular de Boca, Daniel Angelici, y el influyente vicepresidente de San Lorenzo y animador televisivo, Marcelo Tinelli.

“El dirigente que dice que no sueña con ser presidente de AFA es un mentiroso”, expresó tiempo atrás Tapia.

Angelici, amigo del presidente Macri, será desde mañana el vicepresidente primero, mientras que Tinelli, en tanto, quedó a cargo del vínculo entre la AFA y el seleccionado.

El directivo, no obstante, tiene sus detractores. Días atrás, la legisladora por la ciudad de Buenos Aires Graciela Ocaña se presentó en la Justicia para afirmar que Tapia, como su suegro Moyano, no podía ser presidente de AFA. “Amasaron de la nada una increíble fortuna que no encuentra justificación alguna en negocios legítimos”, dijo.

Ocaña se refirió al rol de Tapia como vicepresidente de CEAMSE, una empresa encargada de gestionar residuos sólidos y en cuyo directorio figuran otros dirigentes del fútbol de ascenso.

Nómina de las nuevas autoridades de la AFA elegidas en la Asamblea Ordinaria celebrada en Ezeiza que conforman el nuevo Cómite Ejecutivo 

Presidente: Claudio Tapia (Barracas Central). 
Vicepresidente primero: Daniel Angelici (Boca). 
Vicepresidente segundo: Hugo Moyano (Independiente). 
Vicepresidente tercero: Guillermo Raed (Mitre de Santiago del Estero). 
Secretario general: Víctor Blanco (Racing). 
Prosecretario: Marcelo Achile (Defensores de Belgrano). 
Tesorero: Alejandro Nadur (Huracán). 
Protesorero: Daniel Degano (Los Andes). 
Vocales titulares: 
Raúl Broglia (Central), 
Pascual Caiella (Estudiantes), 
Nicolás Russo (Lanús), 
Francisco Marín (Acassuso), 
Adrián Zaffaroni (J.J. de Urquiza), 
María Silva (San Lorenzo de Catamarca) y 
Guillermo Beacon (Liga Rionegrina).
Vocales suplentes: 
José Mansur (Godoy Cruz), 
Gabriel Pellegrino (Gimnasia), 
Marcelo Martín (Unión), 
Horacio Martignoni (Sarmiento), 
Jorge Barrios (Estudiantes de Buenos Aires), 
Julio César Sosa (Argentino de Quilmes), 
Dante Majori (Yupanqui), y 
Darío Zamoratte (Liga Tucumana).

1 comentario:

Mr. Clipping dijo...

Elecciones en la AFA: qué gana River por decirle que "no" a Tapia

Hasta último momento, River intentó sumar adeptos a su postura de votar en blanco en la Asamblea de la AFA. Banfield y Atlético Tucumán fueron los últimos dos clubes que escucharon a Rodolfo D'Onofrio , presidente millonario, en su "cruzada anti-Tapia".

Banfield y los tucumanos se le plantaron. Y le confirmaron su intención de apostar por la nueva gestión de la AFA , que asumió ayer.

En el Ascenso Unido no tomaron de la mejor manera la negativa de Jorge Brito -asambleísta millonario- de votar a Tapia. El voto de River fue el menos secreto del mundo, y se había decidido en una reunión de mesa chica del club.

D'Onofrio, que acordó con el flamante presidente de la AFA su cargo en la FIFA, siempre se mostró en la vereda de enfrente de la plataforma que encaramó a Tapia y Angelici . Con el voto "no positivo", D'Onofrio hace explícita su negativa a compartir el estrado con su archienemigo Daniel Angelici, presidente de Boca.

Puertas para adentro, en las oficinas del Monumental puede leerse como un triunfo, sobre todo en un año en que River elegirá autoridades. Nadie puede pensar que no haber votado a favor le traerá a River represalias deportivas en un futuro. Menos cuando River va a ocupar la vicepresidencia de la Superliga. Será N° 2 de Marcelo Tinelli (San Lorenzo). Justamente, River y San Lorenzo son los dos grandes que menos simpatizan con Tapia.

Alejandro Casar González en La Nación