¡ FELICES PASCUAS !


Un Final impredecible


El buen desempeño de Chichizola lo convirtió en la figura del partido 

Faltando 5 fechas hay 9 candidatos al título Así de impredecible es actualmente el fútbol argentino y este torneo Final 2014 promete ofrecer el final más apasionante de los últimos años.

Con una mirada benévola River y Estudiantes embolsaron un valioso punto cada uno, cuando todavía restan cinco partidos para que concluya el campeonato y los dos equipos mantienen firmes expectativas de pelear por el título hasta el final.
Con la mente más fría, los dos entenderán que dejaron pasar una oportunidad para fortalecerse y, fundamentalmente, porque ganar hubiera significado dar una estocada casi mortal al rival. 
 Un triunfo para River le otorgaba el salto de jerarquía que se precisa y se reclama cuando se llega a la instancia definitoria, esa que no da espacio para los cabildeos y en el que cada error se paga a un costo de usura. El empate en cero dejó a ambos a mitad de camino y les abrió la puerta a nuevos protagonistas, que miraban de reojo. El más favorecido resultó el sorprendente Colón.
Como dice Alberto Cantore en La Nación "En un torneo en el que encadenar un puñado de victorias invita a ilusionarse, a veces de manera desmedida, la igualdad es agridulce. River encontrará motivos para abrazar con fuerza lo que se llevó de La Plata tanto como para lamentarse y llenarse de preguntas. Desde lo numérico y también porque tuvo respuestas futbolísticas en nombres que son piezas de recambio, se le dibujó una mueca de satisfacción. En el escalón más elevado asoma Leandro Chichizola, determinante en el resultado con sus atajadas".
También como postea Charro en No nos subimos al tren... pero pasa otro (?)No hay caso, en el fútbol argentino hay que poner un aviso para ver quien se anima a salir campeón. Cada vez que alguien puede ser puntero termina empatando o perdiendo y todos dan ventajas. 

Pensar que antes se hablaba de la media inglesa (75 % de los puntos totales para ser candidatos) y ahora soñamos con que los dioses sean benevolentes con nuestra incapacidad e irrespetuosidad hacia nuestra historia y que sumando 3 victorias de local y 2 empates de visitante alcancen para ser campeones (con míseros 35 puntos).

A esta altura (un año y medio con Ramón) está claro que cuando el DT dijo que sabía jugar la Copa, se refería a defenderse y controlarse de visitante y ganar de local. 

Lamentablemente esto en el torneo local implica perder muchas chances para ser campeón y regalársela a otros. No está mal tener el famoso 11 titular y que éste sea razonablemente equilibrado dentro de lo que se tiene pero llega un momento en que el partido, el mal día de un jugador, el cansancio o la propuesta del rival amerita cambiar el rumbo del equipo haciendo cambios más arriesgados. 

Ayer Cave no tuvo una buena tarde (participó poco, se perdió un gol increíble al inicio del partido y por último no tuvo buena suerte) y merecía un cambio previo (algo que viene pasando en varios partidos, pareciera que gastó mucho de su estado físico en el verano y las primeras fechas y ahora no lo puede recuperar). 

Lanzini es otro que le cuesta aparecer de visitante (gracias a D´s que apareció ante Rosita) pero se queda (probablemente porque es el único capaz de hacer algo diferente y sorpresivo). Teniendo en cuenta que el sector izquierdo fue un colador, que Vangioni estaba cansado (fue infantilmente superado en una corrida) y que Rojas fue golpeado y tampoco tenía respuestas, ¿no era el turno de Fabbro y el Keko? Obviamente que no son garantía de victoria o de mejoría pero al menos podían ser un riesgo interesante y provechoso si funcionaba. 

River Plate tuvo sus oportunidades de ganar y de perder (la ineficacia y el arquero nos impidieron ganar y la buena suerte nos acompañó en un par de oportunidades junto a un Chichizola estuvo inspirado), lo que no tuvo River Plate fue el espíritu de intentar, el deseo de llevarse por delante al rival, ese fuego sagrado que demostró el plantel en la Bostanera (¿será que necesitan otro video motivador?). 

Lo que no entiendo es que si así tenemos buenas chances de perder (ante Belgrano se perdió como se podría haber empatado, a la inversa de lo que pasó ayer) estos partidos jugando así, ¿por qué no intentar jugarlos como se hizo ante los bosteros? (a cara de perro, presionando y buscando la victoria). Pareciera que cuesta lo mismo pero preferimos seguir esperando el guiño de la Divina Providencia (?). Este planteo timorato tiene un gran riesgo, estamos obligados a ganar siempre de local y cada vez habrá más presiones. 

Párrafo aparte para el penal que nos cobraron. La falta del delantero no cobrada fue una grosería pero relativamente posible, cobrarle mano intencional a un jugador que va hacia delante perdiendo la estabilidad producto del empujón y toca el balón con una mano hacia atrás (razón por la cual nunca pudo ver la pelota) acomodándosela al delantero en lugar de salir beneficiado el defensor, es inadmisible e imposible pensar que no hay mala intención del árbitro. 


Ahora a mirar la tabla y esperar el domingo a la tarde para ver si estamos capacitados para subirnos a la punta de un torneo francamente rarísimo, apasionante según algunos o, conforme la opinión de otros, simplemente el resultado de la mediocridad que rodea la actualidad del fútbol argentino.

Entramos en tiempo de definiciones y a sólo cinco fechas para el cierre del campeonato, el Torneo Final tiene varios aspirantes al título. Son nueve equipos en cinco puntos de diferenciaEstudiantes y Colón se ubican en lo más alto con 25 puntos. Los siguen River (24), Gimnasia (24), Lanús (22 y con un partido menos), Rosario Central (22), Godoy Cruz (22), San Lorenzo (22) y Vélez (21).

Entrada fútbol: ¿Un torneo apasionante o mediocre?

Ay ay ay ay, son las palabras de Ramón


Muchas veces dijimos que la violencia - hija dilecta de la corrupción  - se convirtió en la protagonista principal del espectáculo de fútbol desplazando a la pelota y al juego. 

El domingo, aún cuando no se registraron hechos violentos, esto se puso de manifiesto con las postreras declaraciones televisivas de Ramón Diaz halagando a los Borrachos del Tablón y que terminaron desplazando de la primera plana al importantísimo triunfo logrado para colocarse a tiro de campeonato y al conmovedor homenaje al gran Amadeo. 

Es que al finalizar el partido el riojano vomitó sin que mediara ninguna pregunta un claro mensaje: "Agradezco especialmente a Los Borrachos del Tablón que levantaron a la gente". Además señaló en agradecimiento a la San Martín alta desde donde colgaba el "trapo" que lo viene avalando desde los entrenamientos para el superclásico.

La infeliz declaración se reprodujo de forma exponencial a través de los medios y redes sociales. A lo largo de la mañana fueron rememorándose  relaciones peligrosas (clickeá acá)  con la cúpula de los violentos y cuando se involucró al cuerpo técnico con el escándalo de la reventa de entradas (clickeá acá) durante la gestión anterior. Es que el hijo y ayudante del técnico había aparecido en algunas escuchas telefónicas en las que hablaba con Martín Araujo, jefe de la facción oficial: "Mi viejo los quiere ver así arreglamos todo".  

A partir de acá seguimos el relato de Gustavo Grabia en Los borrachos de Ramón (clickeá acá) Dos días después se producía la cita y el capo daba detalles a otro violento del arreglo al que habían arribado. Pero el 2014 trajo malas noticias para ambos bandos. Ramón fue cuestionado por la dirigencia, que ante el primer traspié serio lo querría afuera. Y la facción oficial quedó acorralada: la Justicia la marcó de cerca y la nueva CD pretende caras frescas para airear la popular.

En ese marco, en la barra se produjo un cisma: la dirigencia apuntaló al Pato Ariel, barra de la zona de Paternal y que tiene ascendencia sobre un grupo de Moreno y de Capital, para que se hiciera cargo del paravaalancha. 
River estuvo a nada de sufrir un quinchos dos, pero la embestida no surtió efecto y Araujo, junto a sus laderos Guillermo Caverna Godoy y Matías Goñi, conservó el poder. En ese ambiente la derrota con All Boys puso a circular los rumores de que Díaz tenía, una vez más, los días contados.
Aquel acuerdo anudado hace tiempo con la barra surtió efecto y hubo presión sobre la CD para que al DT no se lo esmerilara más. Pero la jugada no les salió gratis a Los Borrachos: al domingo siguiente, A Martín Araujo, el líder de Los Borrachos del Tablón ; a su segundo, Héctor Caverna Godoy; y a Gustavo Luzzi, apodado Tachero , la Policía los detuvo el 2 de marzo, en la previa del partido ante Lanús, con 200 carnets oficiales, 80 provisorios, 100 entradas de protocolo, tres tubos de gas pimienta, varias facas y 7.000 pesos.
Alguien los vendió. Y era alguien de adentro. A partir de ahí, Araujo quedaba impedido de entrar al estadio. Y la barra perdía más de la mitad de los beneficios ante el argumento de “no podemos darles más después de lo que pasó”.
El triunfo en La Boca apagó el incendio. Pero en la CD anotaron otro plato en la cuenta. "La derrota en Córdoba le hizo vivir otra semana complicada al DT. Casi tanto como la de la barra, que vio cómo llegaba -el martes- al club una lista del ministerio de Seguridad con los nombres de los violentos de la facción oficial".Así cierra Grabia para explicar la causa del lamentable agradecimiento público, ese mismos que el fiscal contravencional Mauro Tereszko investigará ante la supuesta incitación del riojano al desorden en el marco de un espectáculo deportivo masivo
Es que una vez emitido el agradecimiento Ramón tuvo un ratito más tarde la oportunidad de enmedarse en la rueda de prensa. Sin embargo no lo hizo y  no se mostró con culpa. Claro que con un nuevo día la sonrisa pícara y esa mirada cómplice que lo caracteriza  se desdibujaron de su rostro a raiz de las complicaciones que generó  
Por eso recién ayer recurrió al programa América & Closs para explicar lo inexplicable “Quise decir la popular y me salió el nombre de la barra. Cometí un error, pido disculpas, fueron una declaraciones desafortunadas”. Ya era tarde. Las reacciones fueron en distintos ámbitos.
Para la actual dirigencia riverplatense que intenta cambiar la imagen del club, las declaraciones del domingo  fueron inadmisibles. Una persona muy vinculada al fútbol de River, influyente, aunque sin investidura dirigencial decía airadamente "¿Pero este tipo está mal de la cabeza? Estamos a un punto de Estudiantes y ante la posibilidad cierta de volver a ser punteros a cinco fechas del final después de seis años y sale con este disparate.¡No puede ser!"
De todas maneras se cerraron filas. El único directivo que se expresó en un raid mediático fue el presidente D’Onofrio, quien fue todo lo políticamente correcto que no pudo ser Díaz.“Nos cayeron muy mal las declaraciones de Ramón. Estuvo fuera de lugar. Pero él explicó que quiso decir otra cosa y yo le tengo que creer. ¿Si lo voy a sancionar? ¿Cómo puedo hacerlo si dijo que no quiso decir lo que dijo?”.  Es que nadie quiere que esta situación heredada de las gestiones anteriores saque de foco al equipo en su objetivo por ganar el campeonato.  
Es decir que en River por ahora fueron contemplativos, aunque los dirigentes tomaron nota y acumulan hechos y dichos para cuando deban decidir el futuro del técnico. "Si Ramón Díaz no se hubiese retractado esta mañana (por ayer), seguramente hubiésemos analizado una sanción", tal como reconoció D'Onofrio.
Por el lado de la justicia, tal como dijimos el fiscal contravencional Mauro Tereszko inició una investigación sobre el vínculo del riojano con la barra y hasta habló de una pena de 10 días de arresto o tareas comunitarias si se comprueba que incurrió en una “incitación al desorden". 
Por el lado de las autoridades nacionales el secretario de Seguridad, Sergio Berni anticipó su intervención sosteniendo que: “Es lo que nosotros entendemos como la violencia en el fútbol, la relación entre los barras bravas y los dirigentes, y que a veces tiene como protagonistas a los mismos jugadores o técnicos”, indicó el funcionario nacional, que adelantó que el Comité de Seguridad “analizará y tomará las medidas si corresponde”, en una referencia a una eventual sanción
Por la noche, el Comité de Seguridad en el Fútbol le mandó una citación a River para que, en un plazo de 48 horas, redactara un informe respecto a los polémicos dichos del entrenador.
Y por último se conoció que el riojano será demandado por Juan Manuel Lugones (Coordinador del Movimiento Fútbol en Paz) y Liliana García (presidenta de Salvemos al Fútbol). Así lo confirmó Lugones en diálogo con La Red: "Mañana vamos a radicar una denuncia para que se investigue no sólo a Ramón sino también a su hijo Emiliano, que tiene una relación muy aceitada con la barra de River. Las declaraciones fueron la frutilla del postre, porque desde hace tiempo viene una relación más que aceitada con los Borrachos del Tablón". 
Hasta acá los hechos, ahora queremos conocer si:  ¿Vos le creés a Ramón? 

River al ataque

Al ataque
 por Facundo Adamoli en Solo River


Parte de la columna vertebral del equipo faltaba, pero la necesidad de reaccionar y buscar los tres puntos era innegociable 

A esta altura del torneo y con tantos equipos disputándose la punta, la falta de jugadores importantes no era excusa suficiente: solo servía ganar. Con distintos intérpretes pero con la misma idea de ir al frente siempre, River se llevó una importantísima victoria ante Atlético de Rafaela tras ganarle 2 a 0 por la fecha 13ª del Torneo Final.
Desde el minuto uno River salió a atacar a Rafaela. El equipo de Ramón tomó siempre la iniciativa del partido y se erigió como el principal protagonista. A partir del dominio de pelota, el millonario estructuró su juego en función de las contingencias del partido. 
Cuando pudo, atacó por los costados, utilizando a Vangioni por la izquierda, y a Carbonero y Solari por derecha. Cuando las bandas quedaban bloqueadas, el juego pasó por la elaboración de Kranevitter, Rojas y Fabbro, intentando filtrar algún pase en profundidad. Y cuando el partido requirió la pelota parada, River también supo explotar esa alternativa.
El secreto de esta victoria fue seguir jugando a lo que mejor sabe jugar: al ataque. Durante el primer tiempo falló innumerables oportunidades. El 0 a 0 parecía insólito, era injusto e inexplicable. Pero el mérito de los jugadores fue seguir apostando por los mismos argumentos con los que venía lastimando a Rafaela. La convicción en la búsqueda de un fin a través de un medio particular, fue lo que terminó otorgándole a River la victoria.
El despliegue de Kranevitter en el mediocampo hizo olvidar al Lobo Ledesma. La seguridad de Balanta saldó la ausencia del siempre sólido Maidana. La conducción de Fabbro se instaló como una interesante alternativa ante la verticalidad del suspendido Lanzini.

 Ramón acertó con la inclusión del pibe Solari por Mercado. El control de pelota y la proyección en ofensiva del juvenil le ofreció al equipo la posibilidad de llegar con mayor sorpresa por derecha.
Es posible que hayan sobrado varios minutos de Cavenaghi en cancha. A veces los grandes aciertos de Ramón se diluyen un poco por la testarudez de cuidar al ídolo de River. La falta de contundencia del delantero, esta vez fue compensada por la efectividad de los colombianos Teo Gutierrez y Carbonero. En el afán por respaldar al capitán de River, el riojano corre el peligro de perjudicar al ataque cuando el partido requiere mayor peso en ofensiva.
River va al ataque por la punta. El miércoles podrá enfrentar a Estudiantes, uno de los punteros y no existe otra opción que salir a lastimar al local. No queda margen para derrotas y especular con un empate es especular con la ilusión de salir campeón. Es a todo o nada y lo único que sirve es transpolar la misma filosofía de este partido al que se jugará en La Plata. 
Entrada fútbol:  ¿Cuál es tu opinión?