Sin botín no hay guerra, ni conexiones

"José María Aguilar fue durante ocho años secretario de nuestra comisión y manejó la riqueza más preciada en los clubes de fútbol de la Argentina: las entradas de favor. El que las reparte, suele entregárselas a hombres que quiere encumbrar de cada agrupación, en caso de que los presidentes de éstas no sean lo suficientemente dóciles como pretende. Así se arman grietas en cada agrupación y entonces se crea el antiguo sistema de dividir para reinar", escribio Alfredo Ángel Dávicce, Mi Pasión, año 2004, p 124-125

Sin botín no hay guerra sangrienta ni conexiones de poder...

Si uno analiza el párrafo extraído del libro de Dávicce, debería ser una obligación que se informe el listado de entradas de protocolo que se distrubuyen en cada partido Al fin y al cabo, un ex presidente considera a las entradas de favor como el bien más preciado del club y aunque sea una exageracion lo cierto es que con ello se genera la cooptación de voluntades y  negociados.

Transcurrida una decada el panorama se agravo, ya que las ahora tarjetas plasticas, constituyen el borin mas preciado para los barras. Es por eso que se incrementa la violencia en visperas de los superclasicos y recitales.

Nos consta que la Fiscalizadora viene requiriendo a las autoridades, practicamente desde el comienzo de la gestion, que informen la lista de todas las entradas que se distribuyen - el oneroso sistema informatico permitiria hacerlo con facilidad - y  sobre todo la nomina de todas  las entradas de "protocolo". Hasta ahora la "callada" fue la unica respuesta.

Es por eso que una vez mas recurriremos a la pluma de Charro que en A River lo quiero analizalizando los incalificables hechos de violencia vividos ayer en el seno de una entidad social y deportiva.

"Hace unos meses decía que ¨volvemos a ser River¨ era una gran frase marketinera (evidencia del grupo PRO que acompaña a D´onofrio) pero que estaba muy lejos de la realidad (si bien nadie puede negar que estamos mejor que antes, por lo menos desde lo deportivo).Los resultados deportivos y algunas buenas acciones pueden maquillar la gestión y esconder los defectos pero siempre será un castillo de naipes que podría caerse con cualquier soplido (algo muy peligroso teniendo en cuenta cuanta gente sin escrúpulos hay dentro del club y que no le importa lastimarnos).

" La realidad es que se puede recuperar la memoria y que se pueden ir consiguiendo algunos logros que nos remitan a nuestro pasado glorioso, pero eso no implicará que ya se cumplió la misión de devolverle al club todo lo que perdió sino que serán los primeros pasos de muchos que aún hay que dar. El día de ayer nos mostró lo lejos que estamos desde lo económico, lo dirigencial y lo estructural de acercarnos a lo que siempre fuimos. El daño sufrido no fue gratuito y tiene consecuencias.

"Ayer amanecimos enterándonos de una dolorosa noticia. La muerte de la madre de Gallardo golpeó a todos, pero también mostró un rasgo más humano en los hinchas. Podría haber terminado ahí, si no fuera por el patético intento del periodismo bostero por presionar y condicionar al árbitro (muchos recordaron esta acción en partidos definitorios de copa de otros años). 

"Claro que el tristísimo papel del periodismo (?) partidario o sicario tuvo un nuevo capítulo a eso de las 16 horas cuando Costa Fiebre dio una primicia carente de sentido (salvo que haya sido una demostración de poder, una amenaza, un pase de factura a la dirigencia o al jugador acusado; una práctica ya mostrada a los pocos días de haber asumido DAP en el 2009). Hay ciertas prácticas que son muy notorias cuando son de chupamedias o de campaña mediática paga, de la misma forma quedan muy en evidencia cuando hay algún problema persona; esta vez fue dañino sin necesidad. (especialmente porque fue a horas de un partido más que definitorio).

"Ya está, eso debía cerrar un pésimo día pero cuando se duerme con niños... (que los bosteros cierren la frase), a las 17 horas empezaron a llegar mensajes por todos lados acerca de un brutal enfrentamiento en el club. Unos 100 a 150 barras disidentes (?) entraron encapuchados al club (aparentemente por el estacionamiento) y atacaron a los líderes de la barra oficial (habrían ido al gimnasio de pesas y luego los encontraron en la confitería).



"Los 4 heridos con armas blancas son evidencia de la brutalidad e impunidad con que se maneja esta gente (fue todo muy planificado) pero lo peor de todo vuelve a ser la indefensión del socio que estaba en el área más social del club (esta vez fue en la confitería a la hora en que salen los chicos del colegio o entran a la escuelita de fútbol así como años atrás fue en los quinchos un domingo de verano). 

"Esta gente vuelve a demostrar su desinterés por el club y por la gente, antepone sus guerras, sus necesidades de poder y fundamentalmente la búsqueda del botín. El brutal ataque dentro del club y en un área donde sabían que habría decenas de inocentes (en su mayoría chicos y madres) demuestra que River Plate es solo su herramienta para robar pero nada tiene que ver el sentimiento (ni siquiera el famoso ¨aguante¨ que nos quisieron inculcar), esta gente es sicaria y tienen fuertes conexiones en varios ámbitos de poder. 

"Así como el ataque es inexplicable y volvió a tomar a todos por sorpresa (nadie imaginó que podrían entrar al club a iniciar semejante acto, de la misma forma que sorprendió años atrás el enfrentamiento en el quincho y en el playón), también es inexplicable que haya barras en la confitería y que le hagan la vista gorda a sus movimientos (entran por el museo, se mueven dentro del club sin hacer nada anormal pero todos saben quienes son y hasta llevan a sus familiares a distintas actividades, ayer incluso se hablaba que a uno le encontraron el carnet de socio, de empleado del club y un arma... obviamente que habrá que esperar para verificar todo esto pero será difícil explicar que esta gente estuviera en el club si realmente tienen derecho de admisión). 

"En algunos medios indican que la idea era justamente dejar expuesta esta conexión entre los ¨barras oficialistas¨ (?) y la dirigencia".

La horda pasó por el hall y entró a la confitería en una hora pico

"Lamentablemente como dije al inicio, unos resultados pueden tapar lo que va pasando en la gestión pero si las cosas andan mal (ya sea porque vienen de antes y todo proceso necesita un tiempo o porque se prefiere no aplicar el bisturí y mantener las cosas un poco mejor maquilladas), uno queda expuesto a que explote ante cualquier chispazo. 

"Se puede comprar periodistas, se pueden usar frases muy lindas y mostrar solo una parte, se pueden aprovechar los resultados, se puede silenciar a la oposición, se puede manejar el club con prepotencia y negociar con los distintos poderes para que nadie muestre lo que está mal, pero la suciedad siempre estará bajo la alfombra y solo se necesitará que alguien levante un poco la alfombra para que se vea esa suciedad.

"Se había logrado un buen despegue pero obviamente aún estamos muy lejos de tener el vuelo que River Plate merece y necesita, ahora habrá que esperar que todos estos incidentes no afecten al plantel y que por lo menos ayuden a acorralar a los delincuentes que tanto daño le hacen al club (y que no sea una simple actuación del presidente). ¿Cuántos desastres serán necesarios para que todos se pongan de acuerdo en terminar con este flagelo más allá de las pérdidas que impliquen para cada sector?"

Entrada institucional:¿Cuál es tu opinión? 

El falso dilema

Los enfrentamientos en estas horas entre el pueblo riverplatense evidencian que volvemos a caer en los errores del pasado, cuando el club se degradaba, mientras algunos haciendo gala de una brutal intolerancia (fogoneada o espontanea) se apelaba al "riverometro" para descalificar al que opinaba distinto. 

Hoy parece haber reaparecido tal como informa Pablo Sciolla. Por eso recurrimos al editorial de Charro en A River loquiero Situaciones indebidas, provocan soluciones no deseadas

Leer twitter es más o menos como imaginarse a ejércitos paramilitares custodiando lo que ellos consideran sagrado (obviamente con la intención de matar a cualquiera que este un poco más hacia el costado), escuchar al periodismo implica tener una indigestión y poner en ebullición los peores instintos de nuestro interior y ni hablar de soportar las estupideces que te pueden decir los hinchas de equipos que ni siquiera saben lo que es pelear un título o que se dedicaron a perder oportunidades durante toda su historia.

Las divisiones que se pueden ver hoy entre los hinchas millonarios es interminable. 

Empezamos por los periodistas partidarios que ya no les alcanza la palabra obsecuentes y los que estaban esperando un traspié de esta dirigencia para caerles con todo el peso; luego están los ramonistas (no me refiero a quienes quieren a RAD sino a quienes piensan que Ramón es River y River es Ramón y por ello no aceptan que haya otro DT) y los oficialistas (en este caso defienden a muerte a Gallardo y no aceptan críticas); también están los puristas históricos (que no se bancan jugar mal un partido) y los que solo quieren ganar (disfrutaron los días de buen fútbol pero solo miden a un DT si levantó una copa); los que piensan que solo importan las copas internacionales y los que creen que no se pueden abandonar los campeonatos (llegué a leer que no nos sobran copas pero sí campeonatos nacionales...); los que no perdonan no haber traído refuerzos para competir en todos los frentes y los que justifican esta falencia en que no hay plata; los que no soportan ver a River Plate teniendo que elegir (maldecimos la situación heredada más allá de las críticas o no a esta gestión) y los que aceptan ir abandonando certámenes para quedarnos con un trofeo mayor, los que el jueves quieren ir al Monumental a hacer una caza de hinchas que no alientan y los que no soportarían no ver ganar a River Plate... y así podría seguir por un rato largo con muchas más divisiones.

La realidad es que Gallardo tuvo que tomar una decisiones muy injustas durante este torneo porque no tenía un plantel acorde a lo que él quería afrontar. Antes de empezar el torneo había dicho que se bancaba este plantel corto pero su única condición era mantener a Lanzini (obviamente se lo vendieron semanas antes de empezar el torneo). 

Por suerte encontró a Pisculichi como buen reemplazo pero no pudo sustituir al nuevo generador de fútbol (Martinez sigue siendo muy flojo y no consigue dar el salto de madurez y carácter que necesita como generador de todo el fútbol del equipo). 

Se peleó por conseguir el pase de Pratto pero cometieron la estupidez de decir que era él o nadie, terminó cayendo la responsabilidad en varios pibes que no pueden hacer goles (cumplieron con la misión de correr y tapar la salida rival pero no pueden pasar a los defensores o llegar enteros frente al arco). 

Con pocas exigencias finalmente siguió con lo que le dieron (una dirigencia que no tenía plata y tomó este torneo como una transición, una evaluación de Gallardo y del plantel para luego buscar algunos puestos particulares) y todos sabíamos que sería imposible pelear en todos los frentes (incluidos los dirigentes), lo que nadie sospechó es que se haría una campaña extraordinaria en los primeros 2 meses.

River Plate se puso solo en situaciones que nunca debió estar. Eramos los millonarios pero nos saquearon, siempre fuimos los mejores porque teníamos los mejores y más dúctiles jugadores del país pero nos dejaron sin plantel, siempre pensamos en el arco contrario y ganar partidos, pero ya no teníamos equipo para estos planteos. 

Siempre nos abastecimos de nuestras inferiores, pero hubo un momento en que fueron destruidas. Siempre pensábamos en salir campeones, pero hubo un momento en que debimos pelear por no descender Siempre fuimos los que peleábamos en varios frentes pero ya no era posible. Solos nos sacamos de donde estábamos y cada paso para retornar a quienes fuimos toda la vida implicó un gran sacrificio y dolor. 

Somos la familia rica que debe aprender a vivir sin plata. Somos el estudiante que toda su vida solo se sacaba 10 pero que ahora debe trabajar, mantener una familia y además estudiar. Estuvimos una década perdidos porque nos cambiaron la vida pero recién ahora estamos volviendo. 

El haber hecho todo mal provocó que nosotros solos nos pusiéramos en la posición de tener que elegir por algo que de cualquier forma iba a ser incorrecto. 

Nos saquearon y había que elegir como seguir siendo River Plate pero sin un peso (o sea, seguir siendo el mejor equipo pero sin jugadores acordes), nos dejaron sin inferiores pero había que poner a los pibes (así fue como Lanzini, Lamela, Ocampos, Pereyra debutaron con 17 años y tantos otros debieron irse fracasando porque se apuró su debut), tuvimos una dirigencia patética y eso implicó que cualquier paracaidista pudiera postularse.

Había que pelear por no descender, pero en nuestra esencia está pelear por los títulos (todos estuvimos perdidos en este nuevo escenario). Hay que jugar 3 torneos solo con 15 profesionales dignos de primera división (por lo cual hay que terminar eligiendo donde y cuando se ponen esos jugadores). 

Todas son situaciones a las que no debimos haber llegado y provocaron que se tome una decisión. Nunca importó la decisión que se haya tomado, siempre hubiera sido la solución errónea porque no estábamos preparados para esa situación. 

Cualquier decisión implica controversias porque la dicotomía es entre opciones falsas. Siempre habrá enojados y/u ofendidos porque la alternativa nunca es llegar al máximo, sino ver que se pierde y que se gana (ver que vendemos y con que nos quedamos, que compramos y donde nos quedamos cortos, donde gastar la plata y donde seguir atando con alambre, que título abandonar y cual intentar ganar, si alcanza la plata o no...). 

La palabra excelencia quedó de lado y ahora rebuscamos entre las sobras.

River Plate es el alumno que no soporta no sacarse 10 y le desepera sacarse un 8. Hay otros que festejan con un 8 pero para River Plate es un drama (ni hablar si reprueba o si tiene que presentarse al último exámen con la posibilidad de reprobar el semestre). La autoexigencia lo puede convertir en el mejor o puede destruirlo (una de las razones del descenso).

Pero lo único que no puede hacer es presentarse a un examen sin haber estudiado porque no está preparado para intentar pasar el examen de cualquier manera. En esta década River Plate varias veces debió presentarse sin haber estudiado y esto implicó duros fracasos, falta de adaptación y la búsqueda de culpas cuando había que buscar soluciones.

Ojalá logremos salir airosos de este momento, podamos festejar uno o 2 títulos (como la historia marca) y que luego se pueda hacer un verdadero análisis de la realidad que vive el club (tanto desde lo económico como desde lo deportivo). 

Entrada:  ¿Cuál es tu opinión?