Volviendo a ajustar

El debut en la Copa Argentina y el oficial de Marcelo Gallardo como entrenador fué con un triunfo para River frente a Ferro después de igualar  en 0 en los 90¨ y venciéndolo 6-5 en la instancia de penales, para obtener así el pase a los Octavos de Final del Torneo.

Con un primer tiempo parejo, en el que ambos equipos tuvieron pocas chances de gol, uno de los puntos más altos fue Lucas Boyé, el juvenil delantero que mostró toda su técnica y calidad. En el complemento llegaron los cambios: Pisculichi por Driussi, Mora por Andrada y Rojas por Ferreyra.

Luego de la apretada síntesis, recomendamos leer el análisis de Charro Volver a empezar, volver a probar en A River lo Quiero que transcribimos: 
Empezó otro torneo, empezó otro proceso, empezaron los mismos problemas. Seguimos sin aprender y/o sin solucionar los problemas graves que tiene el club y que perjudican su funcionamiento deportivo. Con mucho trabajo se consiguió un campeonato pero se rompió el proceso para iniciar otro, costó muchísimo coronarse campeón pero está claro que esta gestión quiere un plantel con un costo muy inferior y promover chicos para poder vender, quiere poner en funcionamiento una maquinaria para la cual necesita tener ciertos engranajes que faltan y que necesitará mucha buena suerte para encontrarlas sin fabricarlas ni comprarlas.

Al plantel campeón se le fueron 2 piezas claves (Ledesma como generador de fútbol y unidad fuera del campo de juego y Carbonero como alternativa para tocar el balón, ida y vuelta permanente, marca y salida, apertura por derecha, capacidad de gol...) y es posible que se vaya otra pieza fundamental (Lanzini a pesar de su intermitencia y la necesidad de crecimiento, en este nivel es indispensable), a cambio solo ha llegado Piscullichi (que le puede dar más juego ofensivo y variantes adelante, sería otro buen pie y demostró que no le queman ni la pelota, ni la camiseta ni las circunstancias). 

Varias veces se mencionó que los refuerzos deben llegar antes de empezar la pretemporada, lamentablemente volvemos a cometer el error de no traer a tiempo la incorporación (si es que llega) y encima el entrenador tiene que armar un equipo sin saber si vendrá algo mejor en algún puesto o si perderemos alguna pieza importantísima.

Ayer se jugó el primer partido de la Copa Argentina y terminó siendo un banco de pruebas para el entrenador. Se lesionó Mercado y debió improvisar con Solari (volvió a cumplir como lateral en defensa), consideró que Sanchez no está en su mejor estado físico y el Muñeco pretende un equipo con mucha entrega y presión, por esa razón improvisó a Driussi como mediocampista por derecha (se notó en todo el primer tiempo que no se encontraba en la posición). 

Estas dos impovisaciones demuestran que el plantel está mal conformado y que necesita refuerzos. En defensa aparecen Pezzella, Cabrera, Mammana, Balanta en el centro y FM6 se puede correr a la izquierda, en el medio Rojas demostró que puede jugar allí, Piscullichi y Lanzini también podrían entrar y ocupar mejor los espacios por izquierda pero la salida de Carbonero dejó rengo al equipo (sector que ya estaba pobre). 

La izquierda tampoco está tan bien pero al menos se puede trabajar. Con todo este panorama, no logro entender que Gallardo empiece probando a Ponzio (el caso más inexplicable que recuerde, el jugador que nos hizo ascender es lo opuesto a lo que vimos en los últimos 2 años, el nivel actual roza con los peores casos, casi se podría decir que no le brinda nada al equipo) y a Ferreyra teniendo en cuenta que allí tiene variantes.

Nos dicen que no hay que llenar de responsabilidad a los pibes pero al mismo tiempo deben ser ellos quienes ganen el partido. Lucas Boyé demostró calidad y actitud pero necesita al lado a un goleador, está empezando el proceso que ya habían empezado Simeone y Andrada (cada vez lo veo más perdido en la cancha). 

Driussi fue ¨sacrificado¨ y Solari demostró la maduración necesaria para jugar (lo mismo que ya mostraron en los últimos meses FM6, Balanta, Lanzini, Kranevitter y Pezzella). Mora y Pratto podrían ser una solución (aunque teniendo en cuenta la cantidad de partidos que se jugarán en estos 130 días suena a muy poco) pero el primero no está bien físicamente y es una incertidumbre a la hora de jugar y el segundo cada día es sospechosamente más caro y complicado (aún no entiendo la declaración del presidente diciendo que era él o nadie; automáticamente le subió la cotización y el empecinamiento de la dirigencia velezana).

En una semana empieza el campeonato y este equipo necesita trabajo (se nota que Gallardo todavía no tiene nada definido porque todavía hay muchas variables), se perdió mucho tiempo y ahora hay que volver a empezar habiendo cometido los mismos errores de siempre, seguimos esperando armar un plantel de la jerarquía que River Plate necesita y merece. 

Haber empatado con FCO no es lo preocupante (no es un mal equipo, es el debut de Gallardo, el plantel tenía que demostrar que no se terminó un ciclo ganador a pesar de todas las bajas, había que pelear contra el fantasma de la eliminación del torneo anterior...) ni tampoco lo es no haber jugado bien (hace mucho que adolecemos de contundencia ofensiva y construcción de buen juego); lo preocupante es no aprender y seguir cometiendo los mismos errores. 

Lo bueno es que haber ganado por penales nos da la chance de seguir intentando y buscar lo que pretende el entrenador (tengo cierta confianza en que se puede conseguir algo interesante aunque no confío demasiado en los jugadores. 

Va a necesitar que algunos jugadores se rebelen y den más de lo que se les conoce hasta ahora; exactamente como pasó en el semestre pasado).

Entrada fútbol: ¿Cuál es tu opinión?

Gallardo: ansioso por debutar

River ya se encuentra en Salta para el debut en la Copa Argentina. 

(Foto:DiegoHaliasz/PrensaRiver)

El sábado por la tarde, el “millonario” partió desde el Aeroparque metropolitano rumbo a "La linda", donde este domingo se enfrentará a Ferro buscando el pase a los Octavos de Final del certamen.
En la provincia del norte argentino, el equipo que conduce Marcelo Gallardo fue recibido por más de un centenar de hinchas que acompañaron al Más Grande hasta la puerta del hotel Alejandro !, que se encuentra situado en pleno centro de la ciudad, frente a la plaza Belgrano y a dos cuadras de la plaza principal. Barovero, Ponzio, Lanzini y Maidana se encargaron de saludar a los riverplatenses que se acercaron a alentarlos.
Los 20 jugadores que integran la delegación son: Marcelo Barovero, Julio Chiarini, Emanuel Mammana, Bruno Urribarri, Leonel Vangioni, Leonardo Ponzio, Matías Kranevitter, Lucas Boyé, Sebastián Driussi, Federico Andrada, Germán Pezzella, Rodrigo Mora, Carlos Sánchez, Osmar Ferreyra, Ariel Rojas, Manuel Lanzini, Augusto Solari, Leonardo Pisculichi, Ramiro Funes Mori y Jonatan Maidana.

Durante la pretemporada, River venció a Los Strikers en Miami en un partido amistoso mientras que empató con el Deportivo Armenio y perdió por penales con Millonarios de Colombia tras igualar 2 a 2.El último amistoso iba a ser frente a Peñarol el pasado fin de semana pero se suspendió a raíz de la lluvia caída en Uruguay que obligó a cuidar el césped del estadio Centenario, a pesar de otros rumores.
Más allá de eso, el culebrón del invierno la protagonizó nuevamente Teo Gutiérrez, quien recién arribó el viernes por la noche al país tras participar del Mundial de Brasil y disfrutar de unas vacaciones en su Barranquilla natal.Aunque el jugador colombiano bajó los decibeles con sus dichos, tanto Gallardo como la Comisión Directiva se molestaron demasiado con las actitudes  del futbolista que hace algunas semanas pretendía emigrar a un club de Europa y no volver a River.

En tanto, Fernando Cavenaghi se recupera de una bursitis debajo del dedo gordo del pie derecho y no sabe cuándo volverá a jugar, mientras que Gabriel Mercado sufrió una lesión en el músculo pectíneo de la pierna izquierda y su recuperación le demandará aproximadamente tres semanas.

Con estas bajas, Gallardo dispuso que Augusto Solari juegue en lugar del defensor y el ataque esté compuesto sólo por Rodrigo Mora, y, si bien se preveía que Leonardo Pisculichi iba a jugar como mediapunta,  el DT parece haber decidido por el juvenil Lucas Boyé.Otra modificación al equipo previsto originalmente sería que Carlos Sánchez no estará desde el inicio y en su lugar jugará Sebastián Driussi, mientras que Osmar Ferreyra le ganó la pulseada a Ariel Rojas y será titular.

En consecuencia es probable que River salga al campo de juego con la siguiente formación: Marcelo Barovero; Augusto Solari, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Sebastián Driussi, Leonardo Ponzio, Osmar Ferreyra; Manuel Lanzini; Rodrigo Mora y Lucas Boyé. 

El encuentro comenzará a las 21.30 en el estadio Padre Martearena de Salta, será conducido por el árbitro Federico Beligoy y televisado en directo por la TV Pública.

Entrada fútbol: ¿Cuál es tu opinión?

La cronicidad de la crisis


"Seguimos en crisis y cuesta ver que estemos saliendo" (Charro)

A fines de Diciembre del 2010  algunos evidenciábamos nuestro preocupación por que la crónica crisis que afecta a River Plate y que como era lógico necesariamente se trasladaba al  plano futbolístico, postrándonos pocos meses más tarde en el mayor fracaso de la historia riverplatense . Por entonces Charro posteaba en A River lo quiero ¿Hay plan ahora?, mientras que en este Blog sosteníamos que "No hay peor decisión que la indecisión cuando se está frente a una situación crítica".destacando que la  lógica y habitual falta de experiencia de la enorme mayoría de las personas para afrontar las crisis financieras, las lleva necesariamente a la neurosis falencial predisponiéndolas a buscar los sueños de "salvaciones", en lugar de afrontar soluciones realistas. Es el comportamiento normal en el que caemos e incluso han caído exitosos y excelentes empresarios.


Dado las circunstancias actuales y a que siempre podemos tropezar con la misma piedra, nos parece muy oportuno el último posteo de Charro en A River lo quiero Los peligros de seguir en crisis y cometer los mismos errores que a continuación trasncribimos:

"Es muy complicado saber que se está haciendo bien y que se está haciendo mal, es difícil decir si las medidas que se van tomando son correctas o no porque la información es ínfima y muy poco confiable. A esta altura (faltando 10 días para empezar el nuevo torneo argentino y 4 para el primer partido de Copa Argentina) nadie es capaz de decirnos cual será el plantel para los próximos compromisos (ya no alcanza con no tener los refuerzos sino que aún no se sabe que pieza importante del plantel se irá).

"Desde el 2002 aproximadamente hasta el 2009 (cuando se tocó fondo en la conformación de un plantel) la calidad de los jugadores que conformaban el plantel millonario fue decayendo sistemáticamente (siendo estrepitoso a partir del 2005) y la palabra refuerzo dejó de existir para convertirse en una ruleta de nombres absurdos y apuestas sin sentido. 12 incorporaciones anuales de promedio y el empobrecimiento continuo demuestran que la política de inversión y deportiva era errónea. Tan pobre quedó el plantel que con algunos aciertos y muchísimos desaciertos (se mantuvo el número de incorporaciones), DAP consiguió mejorar ese nivel pero sin llegar al nivel deseado y necesario para que se pudiera estar medianamente tranquilos. Así como el torneo ganado en el 2008, el torneo anterior puede resultar un espejismo peligroso para la dirigencia. Creer que un campeonato cambia el nivel del plantel y que se lo puede desarmar sacándole las piezas más importantes y redituables cambiándolas por otras de menor valía puede llevarnos de nuevo al maldito tobogán.

Hay una realidad muy difícil de manejar y equilibrar, la crisis económica (un déficit difícil de controlar unido a una deuda gigante) por un lado y la crisis deportiva (un plantel que necesita refuerzos para entrar a la rueda de pibes que van modificando las piezas de la maquinaria sin resentirla) por otro. 

Está claro que no es fácil traer a 3 figuras que hagan la verdadera diferencia y devuelvan a River Plate a su lugar (un defensor y un mediocampista que ordenen, impongan respeto y amilanen al rival y que condicione al árbitro y un delantero goleador que preocupe continuamente a los rivales), está claro que los pibes deben ir tomando experiencia y que necesitan referentes en sus puestos y fuera de la cancha y también se nota que se necesita gente que ponga la plata para bancar el momento (quedó demostrado que esperar altruismo de gente como la que trajo a Carbonero o Teo es un sueño). Las dificultades que habría se sabían de antemano, el tema es que no se si tenían un plan para solucionarlo. Como dije en el posteo anterior se nota que hay intenciones pero no se ve en la práctica que puedan llevar a buen puerto.

Terminando el segundo mercado de pases se nota que no hay dinero para traer ningún jugador importante, seguimos dependiendo de grupos inversores rapiña, seguimos apostando a incorporaciones que ilusionan poco y terminamos apuntando a lo más barato y mediocre de la interminable venta de humo o apuestas por jugadores que están deportivamente en su curva descendente y nadie sabe si podrán darle algo bueno al equipo (personalmente creo que PisculichiAimar pueden ser muy importantes fuera de la cancha, lo cual no es poco, y espero que además sumen dentro, lo cual veo más difícil teniendo en cuenta que por el Payaso habrá que esperar unos meses para que se ponga en forma). 

El plantel actual será inferior al plantel campeón (especialmente si se van Balanta o Lanzini) salvo que exploten y nos den gratas sorpresas un par de jugadores de las inferiores (así como en el torneo pasado nos sorprendieron Carbonero, Chichizola y el Keko).

CASLA está demostrando que la ingeniería financiera va acompañada del mejoramiento deportivo (vaya uno a saber cual es el huevo y la gallina, la cuestión es que armaron un plantel completo y competitivo luego de salvarse del descenso y hoy sobreviven económicamente cuando hace unos meses estaban muertos). River Plate aún está ahorcado a pesar de tener como vicepresidente al hijo del banquero más importante del país y tener muchísimos empresarios, se habla de un salvataje a través de un fondo fiduciario (un silencio alrededor del tema que me da mucho miedo) y la cuestión es que no se ven los refuerzos ni que se este aflojando la soga que tenemos al cuello.

Veremos si estos días previos al inicio del campeonato nos depara alguna sorpresa en cuanto a incorporaciones (Gallardo está presionando muchísimo por conseguir un delantero importante teniendo en cuenta que se fueron o estan lesionados Cavenaghi, Teo, Trezeguet y Keko, más los goles que nos dio Carbonero) y luego habrá que ver como se arregla este plantel para jugar tantos partidos en el semestre.

Entrada: ¿Cuál es tu opinión?