Un histórico pronunciamiento

No a las SA en el fútbol argentino
Las agrupaciones que participaron del pronunciamiento

La enorme mayoría de las agrupaciones reconocidas por River Plate en la víspera del 115º aniversario de la Institución se reunieron en la Sala de la Fiscalizadora, consensuaron un histórico pronunciamiento contra la transformación de los clubes en sociedades comerciales, lo firmaron y lo presentaron a la Comisión Directiva. 

Entre los puntos más trascendentes del documento, que puede leerse completo clickeando aquí, destacamos: 

"Entendemos y concebimos a nuestros Clubes como entidades que han cumplido desde su fundación un rol social central en nuestra sociedad, subsidiarias del Estado, brindando el ámbito donde se realizan actividades físicas, deportivas, culturales, sociales y educativas.

"Un balance en cero es un buen balance para una entidad sin fines de lucro: significa que ha administrado bien sus ingresos - egresos y ha distribuido su superávit en beneficios y servicios a los socios.


"Un balance en cero es un mal balance para una entidad lucrativa porque significa que no ha ganado dinero, que es el único  fin de sus accionistas.

"La transformación de los Clubes hará posible caer en manos extrañas al socio el manejo de lo que les pertenece, impidiendo la participación democrática del mismo y dejando las decisiones en manos de inversionistas ajenos a la misión y visión que en los estatutos se expresa.


"No es lo mismo un club donde el socio es parte de la Asamblea de Representantes como órgano soberano que un club manejado por decisiones tomadas en una reunión de accionistas.


"Es más, nada impide que un simpatizante de un club pueda ser accionista controlante de un club rival, por el solo hecho de aportar dinero y viceversa, o que alguien sea accionista de varios clubes sin siquiera simpatizar con los mismos.


"Es obvio que no se combate la delincuencia transformando a los clubes en corporaciones financieras. Por el contrario, así el delito se incrementará, ya que sólo prevalece el interés económico sin ningún contralor popular".


Agrupaciones firmantes del pronunciamiento
Alianza Futuro, Caravana Monumental, Centro Integración Riverplatense, Círculo Riverplatense, Cruzada Riverplatense, Cuerpo y Alma Riverplatense, Dale River, Honor Riverplatense, Juntos por River, Juventud Riverplatense, Movimiento de Conducción Riverplatense, Núcleo Acción Riverplatense, Peña Riverplatense, Progresista Riverplatense, Recuperación Riverplatense, Renovadora José Bacigaluppi, River Mundial, Riverplatense Banda Roja, Riverplatense Siglo XXI, Soy de River, Tradicional River Plate,Triángulo Riverplatense, Tribuna Riverplatense, Unidad Riverplatense y 28 de Septiembre


80 años de una historia monumental

por El Resistente
Héctor Bacci , Socio recuperado con cuota al día 
Devuelto a mi condición de socio con derechos estatutarios del C. A. R. P. - para mi así será siempre: El CARP.- me invade la alegría de recuperar mi derecho de opinar y ser escuchado

Cuando uno regresa necesariamente hace un repaso, un acto de contrición y ve cosas que tal vez antes no veía o no calificaba por obvias y en consecuencia no se ocupaba del necesario revisionismo, herramienta que le permitiría ser imparcial en el análisis. No estoy en ningún juego de palabras, estoy tratando de ser sinóptico.

Hecha la aclaración, creo que la institución y los socios nos necesitamos mas que nunca y lo digo de esta manera porque somos socios y River es una de las mas grandes “Instituciones Intermedias de Nuestra Sociedad”... como le gustaba definirla a mi maestro Alfredo P. Bravo.

El próximo 25 de Mayo de 2016 se cumplirán 80 Años del formal nacimiento de la Agrupación Tradicional River Plate, créanme que me corre un íntimo frío de responsabilidad al decir que hoy yo mismo pertenezco a semejante cuerpo.

Es como que decir que uno pertenece o tiene empatía por este símbolo, que encierra una filosofía de pensamiento y acción pocas veces imitada. Ello  convierte a uno, en un apóstol del deber ser. Claro, es fácil de explicar, solo debemos revisar los hechos históricos y debidamente examinados, no el relato acomodado.

“PARA HACER UN RIVER PLATE MONUMENTAL CADA SOCIO DEBE HACER UN SOCIO MAS”
 Así con esta leyenda, nació en 1936 la Agrupación Tradicional y así comenzó la obra de “Los Titanes del Cemento”, al hacer realidad el estadio mas importante de Sudamérica en menos de 2 años. Contaron para ello con hombres que dieron todo su honesto potencial y energía por un gran ideal, es así que aparece un grupo humano que salía diariamente a visitar casa por casa a los asociados para venderles una platea por 5 años, a la radio, a los diarios y a todo lugar donde los pudieran oír.

Cuantas veces se escucharon mezquinas expresiones, tales como: “no pierdan el tiempo”, “no sean ilusos”, “el estadio no se levantará”. Sin embargo esas palabras de desprecio  les infundían mayor confianza y mas optimismo a nuestros predecesores.

Van corriendo los días, lo que era bañado y basural va convirtiéndose en un estadio. Todos ponen el hombro, hay quienes colaboran llevando una bolsa de cemento, hay quienes compran plateas para el futuro estadio, y algo muy importante - desafiando obligaciones personales y tiempo - hay un grupo de hombres que aunque desarrollan distintas actividades en la vida cotidiana hacen un alto en sus labores diarias para brindar parte de su tiempo a nuestra querida institución.

La mayoría de los hombres que componen la C.D y las distintas subcomisiones son hombres de la Agrupación Tradicional, pero también colaboran aquellos que aunque no lo son, se identificaron con tal monumental obra, todos brindan su granito de arena, pero el conductor siempre está presente en todo, desde su consultorio en la calle Olavarría donde se curan enfermos y se trabaja para River.
Inauguración del Monumental
Transcurrieron 19 meses desde el comienzo de las obras y el día 25 de mayo de 1938 se inauguró el Estadio Monumental en una verdadera fiesta donde se disputó un partido de fútbol con el club Peñarol de Uruguay, hito histórico y vigente para el deporte argentino.

¿TENDREMOS LOS RIVERPLATENSES DE HOY LA PASION Y LA VOCACION SOLIDARIA DE LOS QUE HICIERON GRANDE A NUESTRO CLUB?

Los protagonistas fueron muchos.

Pero resulta extraño incomprensible o malicioso, que quién fuera el conductor, el mentor indiscutible del portento haya sido innoblemente ignorado por sus sucesivos gobernantes. Si, me estoy refiriendo al Dr José Julio Degrossi el personaje mayor de la leyenda Monumental.

Cuanto me hubiera gustado conocerlo. A modo de ejemplo adjunto la historia, no el relato, sino la historia comprobable con documentos responsables y firmas. River luchaba por una identidad soberana no por el regalo de un funcionario de turno. River acuñaba la mística de ganar en buena ley, no de ser favorecido por prebendas.

River venía de desalojo en desalojo porque no negociaba con ningún poder de turno. Su mayor tesoro era conquistar los pergaminos en el campo de juego, lo que otrora fue el campo de batalla. Con códigos de hidalguía ante el triunfo o la derrota. Esos conductores tenían muy clara la diferencia entre deporte y malicia. Las justas se disputan en el campo del honor, con armas leales y se gana o pierde con la grandeza del CID Campeador.

Este era el pensamiento de quienes nos delegaron ser el MONUMENTAL, EL MAS GRANDE.

Venía diciendo que nuestro River, el River de todos, el del pueblo riverplatense, venía de desalojo en desalojo, hasta que en 1923 instaló una nueva cancha en Tagle y Alvear (actual Figueroa Alcorta) gracias a un contrato de locación por 5 años, renovable por otros 5 más. Claro que al agotarse los plazos cundía otra vez la incertidumbre y fue ahí cuando se tomó una decisión heroica: La adquisición de 83.950 m2 en unos terrenos, casi bañados, ubicados en un paraje inhóspito y desolado sito al Norte del Balneario Municipal.

El boleto de compraventa se firmó el 31 de Octubre de 1934 y el 25 de Mayo de 1935 se colocó la piedra fundamental, pero 
la construcción no se iniciaba y los plazos ya estaban agotados. La verdad era que había que haber ejecutado la obra y todo faltaba por hacer.
 Así se estaba cuando se produjo un hecho trascendental: En las elecciones de fines de 1935 resultó triunfadora  la lista Tradicional River Plate encabezada por el Dr. Julio José Degrossi, quien al asumir presentó a los socios, en una Asamblea Extraordinaria, los planos aprobados y la reseña detallada de las obras que proponía realizar.

Se obtuvo un préstamo de $ 2.500.000 pesos del gobierno y el 27 de septiembre de 1936 se inició la construcción. El Club Atlético River Plate era creíble.

En ese espacio temporal, más exactamente el 25 de Mayo de 1936 queda formalmente constituida la Agrupación Tradicional River Plate, dando así impulso al proyecto iniciado por Degrossi y otros fundadores cuando en Octubre de 1935 se unieron para ejecutar un programa de gobierno absolutamente novedoso para esa época.

 Con la energía y la eficiente administración de la Comisión Directiva integrada por La Tradicional se fue ganando la dura batalla al río y a las dificultades económicas. Tanto que el costo inicial de la obra presupuestado en $ 4.479.545,80 se redujo a unos 3 millones de pesos cuando la comisión resolvió suprimir inteligentemente la edificación de la tribuna norte.

Se observan así dos hechos novedosos: que el 
costo final fue inferior al presupuesto original y que además la construcción del Estadio de cemento más grande de América se ejecutara en sólo 18 meses. Francamente de no haberse construido en tan poco tiempo nos hubiéramos encontrado con la imposibilidad de llevar adelante el proyecto ya que desatada a los pocos meses la 2ª guerra mundial el precio del acero y del cemento hubieran tornado imposible tamaña obra.

Barrio River en 1938
La administración transparente, la convocatoria al esfuerzo colectivo, la resistencia al "mediatismo" y el apoyo "monumental" del pueblo riverplatense contribuyeron a lograr el objetivo y además obtener el primer doble campeonato del fútbol profesional, así como a la formación de "La Máquina".

Fortuitamente tuve la oportunidad de conocer a los arquitectos Aslan y Escurra en su estudio del barrio de Belgrano. 
A esta altura yo ya tenía dieciséis años, mi padre me había hecho socio del C. A. R. P. en 1956 a los seis años con lo cual había contribuído a formar  mi mística riverplatense, y trabajaba en un taller mecánico en Luis María Campos y Arévalo donde los arquitectos llevaban a reparar su auto.

Con motivo de entregar el auto reparado tuve la oportunidad de acceder al estudio cuyas paredes estaban  cubiertas de fotografías, en escala de grises claro y de tamaño inusual para esa época como inmensos cuadros de diferentes pasos de la construcción del monumental.

Las imágenes de la construcción que transformó un basural en la obra privada dedicada al deporte Más Grande de Sudamérica era como salir del túnel con la diez en la espalda. Es que yo siendo un pibe tuve la oportunidad de grabar en mis oídos el ruido del martinete a vapor que clavaba los pilotes para la construcción de la Platea Colonia que cerraba la herradura.

Me parece apropiado puntualizar que esta continuación de la  monumental obra, fue posible gracias a la disponibilidad de los recursos que había generado la venta de Sívori, el cabezón, el Messi de los cincuenta en diez millones de pesos a la Juventus de Turin.

Creo sinceramente que es valiosa la revisión y también creo que habrá muchos iguales que compartirán la idea:
¿Será Verdad que una vez más lo narrado precedentemente con total veracidad sea ignorado?...
O tendremos la grandeza de reivindicar a los que posibilitaran ser “El Mas Grande” y no me estoy refiriendo al simple recuerdo con la colocación de la ofrenda floral...

Me estoy refiriendo al desafío de recrear el valor de la lucha cotidiana, sin corruptos ni advenedizos, con un solo objetivo que es “La institución soñada” por nuestros incorruptibles predecesores.

Hoy el editorial propone la reparación histórica de los grupos fundacionales, si las autoridades de la A.T. R. P. lo permiten el próximo tendrá la actualísima propuesta, similar a la de Los Titanes del Cemento” en cuanto a la posible postura de River y los derechos de televisión que tantos niveles de conducción bajo sospecha de corrupción se disputan.